“La gratitud es honra y abre puertas inmensas que quedarán en nuestra historia como evidencia que no hay nada más poderoso que un corazón con la actitud correcta”, justo con esta frase quiero comenzar. Y es que justo en este tiempo es necesario reflexionar acerca de nuestro mayor proyecto de emprendimiento llamado “VIDA”.

Presentarnos como profesionales y emprendedores que queremos genuinamente dejar un legado tal vez no sea tan complicado. Ahora, presentarnos tal cual somos, con nuestros desafíos que en ocasiones nos cuesta manejar, eso sí es complicado. Por eso nuestra reflexión de gratitud tendría que ir dirigida a cuan constantes y persistentes somos al momento de cumplir lo que nos proponemos. Así que por primera vez en este espacio voy a mostrar un poco de las tantas bendiciones que he recibido, con las cuales pudieras identificarte para juntos dar gracias.

Damos gracias por la familia que entiende esta locura llamada “emprendimiento” – Sí, una locura porque en muchas de las ocasiones no existe garantía de ninguna clase. Es como una montaña rusa de emociones que pueden ir de un extremo a otro en cuestión de nada. Estas son:

Alegría: esta emoción nos permite ser más creativos, ser más empáticos y descubrir rápidamente lo que es bueno o malo para nosotros como emprendedores. La alegría nos hace disfrutar y actuar positivamente de nuestro proceso y nos permite crear más conexiones con otras personas que tengan una idea parecida a la nuestra. Tenemos la autoestima y autoconfianza bien alta. Es como esa sensación de querer comernos el mundo.

Miedo: Esta emoción es la más común para que cualquier proyecto no se ponga en marcha, o que una idea no salga a la luz nunca, es el peor enemigo para nosotros. Aquí tendemos a anticiparnos a situaciones que todavía no suceden, y por lo generar a crear en nuestra mente escenarios fatalistas y menos positivos. Y comienzan los”y si… y si me va mal, y si no le gusta a la gente, y si… y si”. El sentimiento más común es la desesperanza, creemos falsamente que nunca podremos lograr nada. Típicamente cuando esto me ataca, sólo le permito que este junto a mi por un máximo de un día. Al siguiente día, me coloco mis tacones, me pinto mis labios de rojo y ¡listo!
Sorpresa: es una reacción emocional neutral, inmediata ante una situación innovadora. Si es positiva, desencadena alegría y nuestra mente se encarga de procesar la información. Si es algo que nos desagrada la abordaremos dependiendo de cómo estemos preparados emocionalmente. Esta emoción nos permite adaptarnos a nuevas situaciones típicas del emprendimiento.

A los amigos que nos apoyan sin entender de que “rayos” trata todo esto- Esto va un poco más allá porque ellos no tienen la obligación de “por qué” estar ahí soportando todo este rollo. Aun así, lo hacen. Gracias a ustedes, tengo muchos y eso es una bendición.

A los colegas – Están ahí día a día creando estrategias para nosotros, respondiendo en ocasiones a nuestras exigencias y regañándonos por nuestro bien y el de nuestra carrera. De igual manera, ¡muchas gracias a ustedes!

A nuestros clientes – Son la parte esencial del porqué hacemos todo esto. Gracias a los clientes ideales que nos refieren a otros y que hacen que nuestro negocio crezca. También gracias a aquellos que nos hicieron crecer y enfocarnos más en lo que queremos y hacia donde nos dirigimos.

¡Deseándole momentos memorables llenos de bendición y mucho amor!

Caroline Soto, MBA
Estratega de Negocios y Profesional de RRHH