voluntadTe has preguntado alguna vez…
¿por qué muchas personas se quedan atrapadas en la resignación y se dejan vencer al menor contratiempo?
No se me ocurre otra respuesta que la del miedo, conformismo y hasta vivir en nuestro teatro interno, un papel de víctima ante toda esta situación que está confrontando nuestra isla y el resto del mundo. La secuela de eventos desafortunados, que rayan en lo absurdo y en lo inhumano, paralizan cualquier intento de reinventarse y seguir luchando. Nos amparamos en una atmósfera de víctimas que terminamos creyéndonosla y aceptándola como reales. No vemos otras posibilidades. Nos sentimos hasta perseguidos por la vida. Que la vida misma conspira en contra nuestra. Es ahí en donde necesitamos analizar desde donde hablamos cuando algo no nos sale bien o no sale como esperabamos.
Desde dónde hablamos cuando algo no nos sale algo bien.
  
Desde la perspectiva de víctima, justificando de donde hemos venido, las pocas o ninguna  posibilidad de triunfar. El poco apoyo que hemos tenido por parte de nuestros familiares, por parte de nuestros maestros y hasta por parte de la sociedad misma.
Desde la perspectiva de perseguidor de los sueños.

O desde la perspectiva del Súper Héroe. Que no es otra cosa, que pensar que alguien tocará a nuestra puerta y justo allí frente a ella, encontraremos un paquete con habilidades, conocimientos, recursos y todo lo que necesitaremos para continuar adelante y tener éxito.

Primer gran reto:
Aprender a sacudirse del papel de víctima.
La gran mayoría de personas que atraviesan esta situación piensan en que si se crio en un ambiente de tristeza y lamentos, será un gran reto salir de hay y ver otras opciones. Porque se ha habituado a ese entorno. Sólo ve la realidad a través del lente de minusválida del fracaso.
Segundo gran reto:
Lidiar con las estructuras de interpretación.
Ver desde donde se desarrolló nuestro entorno, los mensajes que recibimos, como fue nuestra crianza, etc. Todo esto, no nos permite ver más allá de lo que en realidad es. Hasta qué punto estamos viendo a lo que el reto en realidad supone. Siempre pensaremos en que algo, nos va a faltar. Es la perspectiva del vaso medio vacío.
·         Un Optimista: El vaso está medio lleno.
·         Un Pesimista: El vaso está medio vacío.
Tercer gran reto:
Mirar hacia el Escenario de Éxito.
Nunca se va a lograr del todo el plan que te propongas, eso es una gran realidad, pero tenemos que enfocarnos para que se cumpla el  mayor por ciento de éste. Somos nosotros los que debemos ponerle la pasión, el interés,  la determinación y la tenacidad para que se cumpla el mayor por ciento de ella. Muchas veces tenemos que asociarnos a otros,  para que estos nos hagan ver lo que no se esta viendo a simple vista.
De modo que, se pueda ver la realidad, y poder modificar y añadir los elementos que hagan falta para ir y ser parte de ese escenario de éxito.
“Tenemos que recordar que no son los eventos los que hacen las diferencias, 
es nuestra actitud hacia ellos lo que va a lograr la diferencia”.
En muchas ocasiones los miedos se despiertan al pasar por la incertidumbre. Y es algo con lo que seriamente tenemos que trabajar.
Tenemos que:
  • aprender a desarrollar esa capacidad para enfrentar con ahínco y esperanza los momentos difíciles.
  • adoptar la tenacidad, es clave fundamental en todo esto.
  • ovidar que los Súper Héroes fueron creados en las caricaturas solo para entretener. No son parte de nuestra vida real.
  • descartar el miedo a lo incierto. No todo lo que desconocemos es malo o nos afecta. También puede traer retos nuevos que contribuirán a adquirir más experiencia.
  • aumentar nuestra capacidad para tolerar el riesgo y convivir con la incertidumbre y el cambio sin que nos destruya.
Estrategias y Herramientas
  • Nunca debemos menospreciar lo que ya se sabe, los momentos y el talento acumulado como fruto de todo tipo de experiencias. Un excelente ejemplo seria, cuando las mujeres que, en alguna ocasión deciden quedarse en su hogar para cuidar a los hijos, se adquiere unas experiencias invaluables. Se desarrolla probablemente un talento para manejar las finanzas, la toma de decisiones asertivas entre muchas otras.
  •  Recordar siempre, que lo único que necesitamos para re inventarnos con éxito es ser capaces de crear valor, algo que les de la diferenciación.
  • Ser capaces de ver los problemas como oportunidades.
  • Los recursos no deben ser una limitación, deben ser el punto de partida. Nunca podemos verlos como el límite.
  • Tenemos que atrevernos a soñar e imaginar cuál será el resultado de todo el esfuerzo.
  • Adoptar una actitud de personas decididas y valientes. Tenemos que arrojarnos, sino lo hacemos nunca sabremos si hubiese funcionado.
  • Recordar que el ser dedicado y consistentes traerá resultados.
  • Sentir la pasión por la idea y buscar transmitirla a otros.
  • Tenemos que entender que construir buenas relaciones es construir confianza.
Y por último recordar que cada persona brinda una oportunidad de crecimiento.
No debemos permitir que nos roben el presente y no debemos permitir que nos seduzca el pasado. Así que debemos afianzarnos en el presente. Continuar siendo determinados porque solo así podemos recoger la cosecha y el fruto de lo que hemos sembrado.
Por: Caroline Soto, MBA
Gerencia de Recursos Humanos