El pasado 4 de julio, día de la Declaración de la Independencia de los EEUU me lancé a visitar Universal Studios, (si ya se lo que que debes de estar pensando), aun sabiendo que estaría repleto y las temperaturas estarían sobrepasando los 100 grados. Para mi sorpresa, no fue así. Las atracciones estaban fluyendo bastante rápido. 

Entre atracción y atracción mi mente corría a mil revoluciones por minuto. Siempre he creído, que la la adrenalina que genera estas atracciones, puede ser un catalítico para grandes ideas. Por lo que pensaba, cómo es la vida del emprendedor. Todas las altas y bajas que pudiera tener. No tengo que explicar mucho la gráfica porque se explica casi por sí sola. Ahora, como esto puede traer consigo una “tolerancia y resistencia a los cambios”.

“En el umbral de resistencia.”

“Emprender es un trabajo cuantioso.

Emprender es un trabajo cuantioso. Requiere de largas y frustrantes horas para conseguir apenas un 50% de los resultados que esperabas. Esto en un inicio. Por lo que nos llega el afán de querer hacer más, aunque no necesariamente eso este relacionado con la estrategia inicial. Y justo ahí es donde comienzan los problemas mayores. Hacemos demasiados ajustes por la impaciencia de obtener aquello que nos hemos propuesto, alejándonos del modelo de negocio inicial y a lo que fuimos llamados hacer. Nos alejamos de nuestro propósito.

“Una vida simple”

Cargarse de más proyectos no necesariamente te llevará a cambiar las cosas. Por el contrario, entre más intentes hacer, más alejados de aquello que quieres conseguir estarás. 

Estos últimos 9 meses la vida me ha ido dando grandes lecciones de vida. A la mala o a la buena, como decimos pueblerinamente, he tenido que aprender. 

“Caroline aprende a llevar una vida simple”

…es la respuesta a mucha de mis oraciones. Una vida simple tiene diferentes connotaciones. Para mi es ésta, y te la comparto porque probablemente te identifiques. 

El cerebro de un emprendedor no para. No tiene un interruptor de encender o apagar. A mí me cuesta mucho el hacerlo.  Esto provoca que no siempre trabajamos eficientemente y de manera productiva. Queremos trabajar en algo insistentemente hasta terminarlo aunque no sea con la misma calidad que debiera de tener. 

Compañías de Silicon Valley tienen este dato muy en cuenta y por eso animan a sus empleados a cambiar de tarea aproximadamente cada 90 minutos.

Mi recomendación “No hagas nada” de entre vez y cuando. 

Dejar descansar nuestro cerebro es vital para ser más productivos y eficientes. Nos ayuda a clarificar nuestras ideas, pero sobre todo enfocarnos en aquellas que son vitales para nuestro negocio. 

Nuestro cuerpo va sufriendo cambios abruptos a consecuencia de la falta consciente de establecer una saludable y clara lista de prioridades en nuestra vida. 

Y nuestra alma… es la más que se sufre. Se agota, se desgasta. Es ahí cuando comenzamos a tomar malas decisiones, cuando decimos cosas que no deberíamos haber dicho, actuamos muy lejos de sentir empatía y nos alineamos a personas que nos restan. 

“Somatizamos nuestra vida como EMPRENDEDORES” 

¿Y qué es somatizar?

“Convertir un trastorno psíquico, en un síntoma orgánico y funcional.”

Aprendemos a funcionar relativamente bien con unos niveles de estrés altos, no damos importancia a las señales que emite nuestro cuerpo, no queremos escuchar consejos y menos darle valor.

¡Fue mi caso!

Les he comentado que estuve pasando por por una condición de salud un poco complicada. Mi hemoglobina llegó a bajar a 4 y aprendí a somatizar la condición teniendo entre 6 y 7.  

Utilizando como referencia la descripción que ofrece la Clínica Mayo, una de las más reconocidas en este tipo de padecimiento, nos dice que un recuento de hemoglobina bajo, generalmente se define, como menos de 13.5 gramos de hemoglobina por decilitro. Algunos síntomas son: 

  • Cansancio
  • Debilidad
  • Piel y encías pálidas
  • Dificultad para respirar
  • Un latido del corazón rápido o irregular
  • Lapsos de pérdida de la memoria. 

Yo las presentaba todas. Por eso cada vez era más fuerte la respuesta a mis oraciones … “Caroline aprende a llevar una vida simple”. 

Se que mi caso, igual o con diferentes síntomas, puede ser el tuyo. Yo tuve que restaurar el equilibrio de mi vida. Aprendí a trabajar más eficientemente, utilizando aún más plataformas que me ayudaran hacer más, en menos tiempo.  Aprendí a un día cualquiera en la semana, irme a la playa a “hacer nada”. 

“Dejé que mi alma alcanzara mi cuerpo.”

Hablamos que nuestro cuerpo físico se agota, hablamos que nuestra mente no descansa, pero aprendí que mas peligroso que estos dos, está el alma agotada. Y no es nada esotérico. Es más real de lo que podemos pensar. 

En una expedición al África, de una autora de devocionales que entrevistaba la cadena CNN, y de esas pocas veces que veo televisión, explicaba, que contrató cargadores para sus cosas, y el primer día estos recorrieron aproximadamente 23 millas. Ella sorprendida y muy feliz dijo que habían superado las expectativas y que en ese viaje alcanzaría más de lo que se habían propuesto.  Para su sorpresa, al día siguiente, los cargadores no querían moverse y dijeron que se tomarían el día libre. Ella asombrada les pregunto, qué porque si iban tan bien. La respuesta de ellos fue: “Tenemos que esperar a que nuestras almas alcancen nuestros cuerpos.”  

“La fatiga nos hace cobardes hasta de nosotros mismos”

Vince Lombardi. 

Y es que cuando estamos desconectados de la fuente de poder, nos volvemos cobarde. Nada nos parece, no tomamos buenas decisiones, nos desenfocamos y distraemos, nos volvemos adictos al calendario y no tenemos tiempo para ver lo más sencillo, lo que nos provoca paz y el equilibrio que deberíamos tener. 

“Enfocados, productivos y no ocupados”

Cuando estas tres áreas de nuestra vida están en sintonía, Dios comienza a traer respuesta de cómo vas hacer tal o cual cosa. Enviará los recursos para apoyarte y dirigirte. Yo tengo un proyecto muy importante en pausa, que luego les contaré, y Él me envió a esta gran mujer para recordarme que tenía que retomarlo. Gracias Norma Pinzón por prestarme tus oídos y servir como canal de bendición.

¡Y qué bueno cuando esto sucede! Probablemente estés en una situación similar a la mía, aunque en otro escenario.  Por eso quiero dejarte con esto:

5 Tips para que al igual que yo emprendedor, puedas vivir una vida simple: 

1- Vive de manera minimalista. Yo adopte el “Downshifting” “reducir la marcha”, básicamente es trabajar menos para vivir más; o lo que es lo mismo, vivir mejor con menos.

2- Continuar con la estrategia original. Tal vez tengas que cambiar las tácticas pero nunca la estrategia. Dios coloca en nuestro corazón un propósito, es único e individual. Eso va ligado a la estrategia. Si la cambias, es probable que te alejes de la voluntad de Dios para tu vida. Y tu alma tendrá que correr tras tu cuerpo físico. 

3- Invierte en ti, en cosas que sean eternas. La educación es fundamental. Si tienes $100, evalúa en qué lo estás invirtiendo. En un par de zapatos que solo serán uno más de la gran cantidad que tienes o en conocimiento que te llevará a capitalizar y multiplicar esos $100. 

4- No tengas miedo a decir lo que sientes con respeto y a decir “no” cuando sea necesario. Eso es aprender a valorarte a ti misma y a la escala de valores que hayas elegido. 

5- No pospongas más aquello para lo que fuiste llamado. Esta es la parte que te dejara mayores dividendos en la vida. 

Gracias por leerme. Me encantaría conocer tu opinión al respecto. Por eso te pido que me dejes tus comentarios de lo que para ti, es una vida simple. 

Si fue de bendición para ti, compártelo. Tal vez alguien muy cercano a ti necesite leer esto. 

Un abrazote, 

Tu amiga y mentora, 

Caroline Soto, MBA

Brand+Marketing+Sales para Emprendedores en su 2da Edición. 30 de julio de 6:00pm a 9:00pm, 3 horas intensas para aprender a que tu marca trabaje para ti, hacer un plan de mercadeo y aprender a vender sin tener que hostigar a tus prospectos. Regístrate aquí: Brand+Marketing+Sales para Emprendedores