Uno de los mayores desafíos en las organizaciones, aun más complejo que la parte financiera, es el tema del liderazgo. Estamos en momentos históricos, cargados de grandes retos pero a la misma vez de una gran oportunidad de demostrar de qué estamos hechos en realidad. Las estrategias se atemperan a los tiempos.  Algunos líderes se arman de valor de manera auténtica y con soluciones concretas pero otros sólo quieren “sobre guardar su pellejo” y todo lo que ello significa. Éstos son llamados “manipuladores”. Pretender explotar y utilizar a las personas como “cosas” para llegar a su objetivo.

Es más sencillo y rápido para algunos “influir” en las decisiones de sus empleados. Eso es manipulación.

 Pretender utilizar a las personas como “cosas” para llegar a su objetivo. Eso es manipulación.

 

Dos extremos que de igual manera son perjudiciales:

  • No llevar al pleno desarrollo de sus capacidades a los empleados.
  • Explotar a los trabajadores para conseguir objetivos personales.

 

Ahora, ¿qué es motivar y qué no es motivar?

Motivar  no es lograr que los demás hagan lo que nosotros queremos ofreciéndole una excesiva libertad y concesiones que económicamente serán difíciles de mantener por la empresa.

Motivar  es llegar al punto que las personas quieran libremente hacer las cosas porque genuinamente quieren y desean hacerlas.

Motivar  es lograr que la persona que está por decidir, que va a hacer, lo haga, sin otro tener que llegar a “forzar” su decisión. Llegar a que el empleado tome una decisión consciente, inteligente y sobre todo libremente.

Sin embargo, es más sencillo y rápido para algunos “forzar” esas decisiones. A esos les llamo manipuladores. Se valen de técnicas psicológicas que pretenden llegar al inconsciente de la persona para que realice las tareas de manera casi robótica. Se valen de lo que pudiera ser la debilidad de sus empleados.

“Un líder es un negociador de esperanzas”.
Napoleón Bonaparte

5 elementos que caracterizan un líder motivador:

 

  • Autenticidad – Se puede emular acciones que hayan dado resultados pero siempre desde la perspectiva de que siempre estemos haciendo las cosas de corazón y de manera genuina.
  • Conexión – Capacidad para hacer crecer a los demás que están alrededor nuestro.
  • Información – Todos los elementos de juicio bien expresados que permitan tomar la decisión más inteligente y beneficiosa para la empresa.
  • Negociación – Nada más saludable que todos se sientan que en medio del proceso todos ganan.
  • AfectoSe ha mencionado que cuando la gente deja de estimar o sentir afecto deja de obedecer. Es ese vínculo en el que las personas son empáticas y se identifican con los objetivos del otro.

“Un líder es mejor cuando la gente apenas sabe que existe, cuando su trabajo está hecho y su meta cumplida, ellos dirán: Lo hicimos nosotros”.
Lao Tzu

Para concluir esta primera parte de tres que estaré escribiendo, te invito a que expandas y provoques que tus empleados se sientan cómodos tomando sus propias decisiones y creando sus propias ideas. Aunque no siempre sean las más creativas o las correctas pero el sólo hecho de que fueron escuchadas y atendidas causará un efecto de pertenencia dentro del entorno laboral. En próximas decisiones, el empleado pondrá aun más empeño en lo que decide por el simple hecho de que ya se sentirá parte del equipo.

 

 

Caroline Soto, MBASi te gusto, compártelo. Recuerda utilizar el hashtag #EmprendedoresDeLujo

Búscame en las diferentes redes sociales:

Facebook: Coaching With Us!

Linkedin: Caroline Soto

Twitter, Instagram y Periscope

@coachingwithus

@carolinesoto