La mayoría de nosotros conocemos y hemos experimentado que por muchas horas de trabajo no necesariamente se es más productivo. De ahí la declaración que dice “no me digas cuantas horas trabajas, dime los resultados que obtienes”. Luego de cierta cantidad de horas comenzamos a perder la motivación, la concentración y la efectividad.

Lo genial es que La Universidad de Melbourne y la Facultad de Negocios y Economía validaron mediante un estudio esta información. De los datos más relevantes de este estudio se encuentra el hecho, de que después de las 25-30 horas en los hombres y 22-27 en las mujeres se pierde la capacidad cognoscitiva.

Culturas Que Contagian

Ya existen compañías en Europa que están haciendo arreglos a base de lo que reveló este estudio. Redujeron sus jornadas laborales de 40 horas a 30 horas otorgándoles a los empleados el mismo salario que recibían por las 40 horas. Sonaría irracional para los patronos pero está comprobado, que luego de esta cantidad de horas, ya no se tiene el mismo nivel de productividad. El conocimiento y la productividad no se mide en horas trabajas… sino en ideas que se aporten para agilizar los procesos entre muchas otras cosas más. La complejidad de la globalización requiere integrar planteamientos e ideas divergentes como esta. ¿Cómo lo pueden hacer? Primero conectando y luego contagiando a todos. La empresa que no conecte-contagie, no sobrevivirá. Será interesante ver como a este lado del mundo, específicamente en América los empresarios adoptarían esta Cultura Que Contagia.

Para recibir una copia en PDF del estudio en su totalidad, oprime el siguiente enlace, llena la forma y te lo enviaré en un máximo de 2 días.

¡Quiero que me envies el estudio!

Si te gusto, deja tu comentario en la parte de abajo de ésta página y no te olvides de compartirlo en todas las redes sociales.

¡Seguimos contagiando!

Caroline Soto, MBA