Cuando nos lanzamos como emprendedores, una de las tareas más difíciles (lo digo por experiencia propia) es definir ese cliente ideal. No sé si a ti te ha pasado pero tratamos de complacer a todos con nuestros productos o servicios y terminamos no complaciendo a nadie, rebajando precios, perdiendo tiempo, dinero y exponiéndonos a que nuestro nombre sea cuestionado.

Entonces, ¿Quién es nuestro cliente ideal?

Después de varios errores cometidos, muchos dolores de cabeza, dinero desperdiciado y extenuada del cansancio descubrí que no todos pueden ser nuestros clientes.

El cliente ideal es el que te ayuda a hacer crecer tu negocio y te refiere a más clientes.

Muchos emprendedores creen que “todo el mundo” es su cliente y esta creencia los lleva a fracasar en sus intentos de conseguir más clientes.

Identificar y conocer a tu cliente ideal debería ser el primer paso cuando quieres dar a conocer tus productos o servicios.

No todos pueden ser tus clientes y no todos quieren ser tus clientes, de hecho es un error querer abarcar un mercado muy amplio porque vas a encontrar mucha competencia y entras en una guerra de precios bajos que te lleva a trabajar más y ganar menos. Y eso no es lo que queremos.

¿Cómo definir a tu cliente ideal?

“Convierte a los extraños en tus amigos… convierte a los amigos en clientes… convierte a los clientes en vendedores.” Seth Godin

En este orden que  Seth Godin lo menciones.

Realiza este ejercicio:

Revisa tu lista de clientes en este momento. Define cuáles de ellos son rentables y cuáles no lo son. Analiza las características que se repiten entre aquellos que te están dejando un mayor ingreso.

  • Identifica exactamente lo que necesita tu cliente ideal – Entiende sus desafíos y ve la forma en que puedes ir adaptando tus servicios a esto que él necesita.
  • Comunica el valor de tus productos o servicios a estos clientes ideales.

Nadie le compra a alguien que parezca desesperado o que no conecte con otros. Ofrecer descuentos y ofertas especiales todo el tiempo, desmedidamente, no ayuda a que tus ventas aumenten. De igual manera mostrándote solamente como “el mejor” que realiza tal o cual cosa no te va hacer captar la atención de ese cliente ideal. De aquí es que surge lo que conocemos como el que añade valor a sus servicios, el que va a conectar mejor con tu marca y va a hacer que en su mente te empiece a ver, percibir, como una autoridad en el tema y no como un vendedor que molesta con llamadas y correos electrónicos.

Presta atención a estos detalles que me costó tiempo entender como emprendedora. Con estos “tips” lograrás que los clientes lleguen a ti. Regístrate y si te pareció útil esta información, compártela con tus contactos.

Caroline Soto, MBA

Estratega de Negocios y Recursos Humanos